fbpx

Una de las funciones vitales del ser humano es la posiblidad de moverse. Este movimiento se consigue gracias a las articulaciones, que son el punto de unión de dos o más huesos que permiten que el cuerpo se mueva de muchas maneras, como si de una bisagra se tratara. La edad y el uso diario de estas, a veces superando su capacidad de resistencia y renovación, son factores que inciden directamente sobre la salud articular haciendo que se resientan y se desgasten. Para tener una buena movilidad es importante cuidar de esta parte de nuestro cuerpo, por ello debemos prestarle atención haciendo un buen uso de ellas y aportándole todos los nutrientes que necesitan. ¿Quieres saber qué son las articulaciones, por qué nos duelen y cómo podemos cuidarlas? Continúa leyendo… 

Las articulaciones son aquellas zonas de nuestro cuerpo que más se resienten, ya sea por causa de la edad, esfuerzos continuados, movimientos repetitivos, el frío, la humedad, el desgaste,… Pero para poder entender bien por qué se resienten y se deterioran las articulaciones, es importante conocer su mecanismo.
Las articulaciones son el nexo de los huesos que permiten el movimiento y dan flexibilidad a las diferentes partes de nuestro cuerpo (rodillas, muñecas, hombros, cadera, etc). Además de ello, los huesos están sujetos unos a otros por los ligamentos, constituidos por colágeno y dotados de una gran resistencia y elasticidad.
Generalmente, en el interior de las articulaciones se encuentra un fluido (llamado líquido sinovial) que ayuda a amortiguar los golpes y facilita el roce de los extremos óseos que se articulan (como si fuera el aceite para un coche). Los extremos óseos están recubiertos por un tejido duro pero flexible que actúa amortiguando y facilitando el movimiento, llamado cartílago articular. Este cartílago articular es clave porque en él se encuentra la matriz extracelular, que son los componentes que nutren la articulación (ácido hialurónico, condroitín sulfato, fibras de colágeno, glucosamina) y los condrocitos, que son las células del cartílago responsables de regular la formación de los componentes de la matriz extracelular del cartílago.

La capacidad del organismo para renovar la matriz extracelular puede verse alterada y se va perdiendo con los años, lo que conlleva que los extremos de los huesos estén menos protegidos y que del rozamiento aparezcan molestias y dolor. Si bien es cierto que los deportistas son la población más afectada de problemas de este tipo debido a la sobrecarga articular, también aparecen con el paso de los años. De hecho, el dolor articular es el trastorno más común que afecta al sistema musculoesquelético incidiendo sobre la calidad de vida. Se estima que el 68% de los españoles de entre 35 y 65 años ha tenido dolor en el último año, impidiendo desarrollar con normalidad las actividades cotidianas.

¿Qué podemos hacer para cuidar de las articulaciones?

1. Practica ejercicio moderado

El ejercicio moderado es la mejor forma de mantener una musculatura y articulaciones activas. Si haces ejercicio intenso, intenta respetar los períodos de descanso para favorecer la recuperación de las articulaciones.

2. Haz estiramientos suaves cada día

Los estiramientos aumentan la amplitud del movimiento articular, lo que contribuye a reducir el riesgo de lesiones. 

3. Controla tu peso

El sobrepeso es también un factor directamente relacionado con la salud articular, un exceso de peso se convierte en una sobrecarga para los huesos y articulaciones y conlleva a un desgaste prematuro del tejido.

4. Mantén posturas correctas

Las malas posturas producen un reparto desigual del peso afectando a las articulaciones. Existen disciplinas como yoga y pilates que van muy bien para estirar y mejorar las posturas.

5. Sigue una alimentación equilibrada

Trata de mantener una dieta equilibrada, rica en alimentos con colores vivos como son las frutas y verduras y baja en aquellos alimentos que aportan “calorías vacías”. Está comprobado que ciertos alimentos tienen un papel antiinflamatorio y regenerador en las articulaciones.

6. Busca fuentes concentradas de nutrientes

Puedes apoyar tus hábitos de vida saludable con fuentes concentradas de nutrientes que ayudan a mantener las condiciones normales de las articulaciones y músculos.

Nivelflex, un complemento para tu sistema osteoarticular y muscular

Laboratorios Tongil recomienda NIVELFLEX TRIPLE ACCIÓN. Se trata de un complemento alimenticio a base de Glucosamina, Condroitina, MSM, Colágeno marino hidrolizado, Ácido Hialurónico, Membrana de Huevo, extractos de plantas, vitaminas y minerales.

  • Contiene Boswelia serrata que favorece el confort articular.
  • La Cúrcuma tiene acción antiinflamatoria y alivia los dolores musculares y articulares.
  • La vitamina C contribuye a la formación normal de colágeno para el funcionamiento normal de los cartílagos y de los huesos.
  • La vitamina D contribuye al mantenimiento de los huesos en condiciones normales y al funcionamiento normal de los músculos.
  • Se recomienda tomar 3 cápsulas al día preferentemente con las comidas. No contiene gluten ni lactosa. 

Y a nivel tópico, puedes completar la rutina de cuidado de tus articulaciones y músculos con la CREMA NIVELFLEX de masaje, con un ligero efecto frío a base de una variedad de ingredientes como harpagofito, MSM, caléndula, cúrcuma, árnica, aloe vera… que proporciona un efecto balsámico y calmante en articulaciones y músculos y ayuda a recuperar la movilidad y flexibilidad.

 Y ya sabes, siéntete #IMPARABLE con el pack Nivelflex de la línea Niveles de vida de Laboratorios Tongil

** Propiedades saludables autorizadas en el Registro Europeo nº 432/2012 o inscritas en el Registro de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

** Los complementos alimenticios no deben usarse como sustitutos de una dieta equilibrada ni de un modo de vida sano. No superar la dosis recomendada. Mantener fuera del alcance de los niños. Para satisfacer las necesidades nutricionales es importante seguir una dieta equilibrada y variada y un estilo de vida saludable.