fbpx

La glucosa es necesaria para el funcionamiento del organismo, se trata de una fuente de energía para el cerebro y los músculos, siendo imprescindible para la actividad física y mental. Se obtiene a través de los alimentos, especialmente de los hidratos de carbono, y mediante la actuación de la insulina se convierte en glucosa para aportar energía al organismo. El estilo de vida y el control temprano de niveles de glucosa en sangre por encima de los valores normales es fundamental para prevenir el desarrollo de una posible diabetes. 

La diabetes mellitus (DM) se define como una alteración del metabolismo de los hidratos de carbono que según los últimos datos afecta al 13,8% de la población española mayor de 18 años (Standards of Medical Care in Diabetes, 2014). Su origen se remonta a los romanos, quienes descubrieron de forma empírica que las personas que comían más dulces, con exceso de peso y que en general comían peor, su orina era más dulce. Esto se debe al alto contenido de glucosa en la orina de las personas diabéticas, y precisamente esto ha dado lugar al significado de su nombre. La palabra “diabetes” proviene del griego y significa “sifón”, haciendo referencia a la frecuencia de orinar. Mientras que la palabra “mellitus” significa “dulce como la miel”. 

La regulación de los niveles de glucosa en sangre está determinada esencialmente por el equilibrio de cuatro procesos fisiológicos:

  1. La absorción de glucosa procedente de los alimentos.
  2. La producción de insulina en el páncreas para que la glucosa pueda utilizarse como fuente de energía.
  3. La entrada de glucosa en las células del hígado, tejido muscular y tejido adiposo.
  4. La regulación en la producción de glucosa por parte del hígado.

 Cuando alguno de estos procesos está alterado, la glucosa puede quedar retenida en el torrente sanguíneo, produciendo una elevación de sus niveles normales (hiperglucemia). Hay dos tipos de hiperglucemias: “diabetes tipo 1” o insulinodependiente (llamada “diabetes juvenil” por ser diagnosticada en edades tempranas, con un origen hereditario y autoinmune) y “diabetes tipo 2” o no insulinodependiente (suele tener un comienzo silencioso y está muy relacionada con la alimentación, el sedentarismo y el exceso de peso. Representa el tipo de diabetes con más prevalencia).  

La prevención es fundamental

Existe una situación intermedia entre la normalidad y la diabetes, lo que se conoce como “prediabetes” o “glucemia basal alterada” en el que los niveles de glucosa en ayunas se encuentran entre 100-126 mg/dl, niveles que aún no cumplen los criterios para considerarse una hiperglucemia, pero son superiores a los considerados normales. Esta situación intermedia se debe considerar como una “advertencia” y el factor PREVENCIÓN es de vital importancia, ya que existe evidencia de que las medidas relacionadas con el estilo de vida son eficaces para ayudar a controlar los niveles de glucosa en sangre y evitar el desarrollo de una futura diabetes tipo 2 y las alteraciones relacionadas.

Recomendaciones

La importancia de un control temprano de niveles elevados de glucosa en sangre y establecer de forma anticipada una estrategia basada en la alimentación y ejercicio físico, contribuye a mantener niveles saludables de glucosa.

En el contexto de una alimentación saludable y equilibrada, existen determinados nutrientes que contribuyen al correcto metabolismo de la glucosa y a mantener unos niveles normales de glucosa en sangre, como por ejemplo la canela y alimentos que contienen cromo

CAMBIA LOS HÁBITOS ALIMENTARIOS

Está demostrado que seguir una dieta mediterránea ayuda en la prevención de niveles altos de glucosa en sangre. Consiste en dar prioridad a determinados grupos de alimentos que son más beneficiosos y consiguen equilibrar al organismo, entre las cuales se encuentran:

  • Grasas saludables (aceite de oliva, aguacates, pescados azules…)
  • Cereales integrales, fruta, verdura, legumbres y frutos secos.
  • Pescado

Se recomienda consumir moderadamente carnes, los lácteos mejor desnatados, y limitar azúcares simples (bollería, mermeladas, miel, refrescos azucarados…) y grasas saturadas de origen animal.

PRACTICA DEPORTE

Ejercicio físico adaptado a la edad, preferencias, condición física, entorno… Por ejemplo: caminar mínimo 30 minutos al día, subir escaleras andando, evitar coger el coche para traslados cortos, etc.

CONTROLA OTROS FACTORES

  • Peso saludable
  • Evita el tabaco
  • Evita el alcohol
  • Controla otros niveles como el de colesterol y presión arterial
  • Realiza los controles sanitarios rutinarios

Productos TONGIL relacionados

Laboratorio Tongil, experto en Salud Natural con más de 45 años de experiencia, pone a disposición la fórmula más completa para mantener los niveles de azúcar en sangre, NIVELGLU. Complemento alimenticio a base de hidrolizado de péptidos marinos, extracto de manzana, cromo y concentrados de plantas como la Banaba y la Canela que ayudan a mantener los niveles normales de glucosa en sangre.

 Y ya sabes súmate al movimiento #SiénteteBIENatodoslosNIVELES

** Propiedades saludables autorizadas en el Registro Europeo nº 432/2012 o inscritas en el Registro de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

** Los complementos alimenticios no deben usarse como sustitutos de una dieta equilibrada ni de un modo de vida sano. No superar la dosis recomendada. Mantener fuera del alcance de los niños. Para satisfacer las necesidades nutricionales es importante seguir una dieta equilibrada y variada y un estilo de vida saludable. 

Mejora la experiencia

Instalar
×