fbpx

La menopausia es un periodo de la vida de la mujer en el que suceden una serie de cambios graduales en el organismo que pueden acompañarse de ciertas alteraciones vasomotoras como los sofocos, y emocionales como alteraciones en el sueño e irritabilidad. Dedicarle tiempo a esta etapa y adoptar medidas preventivas evita que estas alteraciones condicionen la calidad de vida, cuidando la alimentación y los hábitos de vida. El uso de plantas medicinales para el abordaje de los cambios derivados de esta etapa ha ido generando bastante interés a lo largo de los últimos años, de entre las cuáles, destaca el Lúpulo como ayuda para hacer frente a los signos asociados a la menopausia.

1. ¿Qué es la menopausia?

La menopausia es una etapa vital de la mujer hormonalmente distinta. Se alcanza cuando han pasado más de 12 meses desde la última regla, según la definición por la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM). Antes de llegar a este estadio, se produce una transición menopáusica conocida como perimenopausia que se desarrolla de 3 a 5 años antes de la menopausia, cuando comienzan las primeras irregularidades en la menstruación.
Es un hecho natural que suele ocurrir entre los 44 y los 55 años aproximadamente, en el que de una forma progresiva va cesando la actividad ovárica con un descenso de secreción de estrógenos desencadenando un conjunto de síntomas y cambios.

2. ¿Cuáles son sus síntomas principales?

Los cambios hormonales propios de esta etapa y sobre todo el descenso de estrógenos, influyen a nivel global en el organismo e implican la aparición de un conjunto de alteraciones fisiológicas principalmente vasomotoras, emocionales, óseas y musculares.

En un primer momento los síntomas más característicos son sofocos y sudoraciones abundantes, especialmente durante la noche, disminución de la capacidad de concentración, irritabilidad, falta de humor, cansancio, etc.

A medio plazo también se produce una notable pérdida de colágeno en la piel, perdiendo su elasticidad, por lo que se vuelve más fina, seca y sensible. Mientras que a largo plazo se pierde la densidad mineral ósea debido a la pérdida de capacidad osteoblástica (formación ósea) regulada por los estrógenos.

3. ¿Cómo aliviar los sofocos?

Una investigación publicada en la revista Obstetrics and Ginecology observó que los sofocos afectaban en algún momento de la menopausia al 80% de las mujeres y se podían prolongar hasta 10 años.

Se caracteriza por ser el principal síntoma que más molesta durante esta etapa. Se trata de una respuesta corporal que aparece de manera repentina que produce una sensación de calor intenso acompañada de escalofríos a consecuencia del cambio brusco de la temperatura corporal, enrojecimiento de cara y/o cuello y aumento del ritmo cardiaco.

Aunque puede ocurrir en cualquier momento del día, son más típicos por la noche ocasionando despertares nocturnos y dificultando la conciliación del sueño de nuevo. De hecho, la alteración del sueño debida a los sofocos es una queja frecuente en las mujeres en esta etapa por ello la mejora de los sofocos ayuda considerablemente en la calidad del sueño.

Los desencadenantes más frecuentes son estrés emocional, comidas copiosas, cambios bruscos de temperatura y consumo de alcohol. Por eso, adoptar una serie de medidas preventivas ayudarán a aliviar los sofocos:

  • Mantener las estancias bien ventiladas.
  • Vestirse cómoda, con ropa suelta y poco ajustada.
  • Evitar el tabaco, el alcohol, comidas muy calientes y/o picantes.
  •  Practicar ejercicio físico para gestionar el estrés: yoga, natación y pilates son opciones ideales para mantenerse activas físicamente y mentalmente.
  • Alimentación equilibrada, cenas ligeras e hidratarse adecuadamente.
  • Fitoterapia: Lúpulo para ayudar a los sofocos, Valeriana para conciliar el sueño, Azafrán para mejorar el estado de ánimo.

Menopausia

 Lúpulo y sofocos

En los últimos años, el uso de fitoterapia para el abordaje de ciertos cambios y síntomas derivados de la menopausia ha ido cobrando mayor interés. En este sentido, es muy importante la exigencia en los complementos alimenticios a base de plantas de ciertas características imprescindibles tales como la calidad, la seguridad y la eficacia.

ESTADO PURO: concentración y pureza

LÚPULO MENODUO es una fórmula exclusiva a base de un extracto único de Lúpulo obtenido por técnicas de extracción y purificación, que permiten la obtención, por primera vez, de un extracto que concentra los distintos grupos de componentes activos descritos en el lúpulo, que ayuda a hacer frente a los signos asociados a la menopausia como sofocos, sudoración, inquietud e irritabilidad.

 

4. Recomendaciones nutricionales en la menopausia

Es importante comer saludable de forma habitual y procurar tener un buen estilo de vida, pero después de conocer los cambios que provoca esta etapa la necesidad de proporcionar una atención a la mujer en este momento fisiológico es evidente.
En general, es recomendable elevar la ingesta de frutas, verduras y hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos, así como reducir la ingesta de alimentos ultraprocesados, azucarados y con grasas trans.

 Grasas saludables

Los ácidos grasos esenciales omega 3 son grandes aliados cardiovasculares, ayudan a mantener los niveles de triglicéridos en sangre con una ingesta diaria de 2 gramos de EPA y DHA. Fuente de omega 3: pescados azules (sardinas, caballas, anchoas, salmón), nueces, semillas como chía, sésamo, nueces, lino o semillas de calabaza.

 Proteína de calidad

Para mantener la masa muscular es necesario el consumo de proteínas de alta calidad: huevos, pescado, legumbres, carnes y productos lácteos. La recomendación nutricional de consumo diario para mujeres de más de 50 años es de 1 a 1,2 gramos de proteínas por kg de peso corporal.

 Minerales y vitaminas

Durante la menopausia existe una predisposición a la pérdida de densidad ósea por lo que las necesidades de CALCIO aumentan (1.000-1.200 mg/día), así como las de VITAMINA D (400-800 UI/día) para mejorar la absorción y utilización del calcio. Alimentos ricos en calcio: lácteos (yogur, leche, quesos, etc), la espina de los pescados azules (sardinas, boquerones, anchoas, etc), almendras, sésamo, brócoli, acelgas, semillas de calabaza… Alimentos que contienen vitamina D.

 Fermentados

La microbiota intestinal tiene un rol importante en el metabolismo de los alimentos para convertirlos en activos, como ocurre con los alimentos fitoestrogénicos (p.ej. soja). Incorporar alimentos fermentados contribuirá a tener una mayor diversidad bacteriana: chucrut (col fermentada), kéfir, kombucha, derivados de soja fermentada (miso, tempeh, natto), así como fibra y almidón resistente que sirven de alimento para las bacterias de la microbiota.

LÚPULO MENO-DUO

El Lúpulo ayuda a hacer frente a los signos asociados a la menopausia como sofocos, sudoración, inquietud e irritabilidad.

VALERIANA GABA

La Valeriana ayuda a conciliar y mantener el sueño. Contribuye además a una óptima relajación.

AZAFRAN ESTADO PURO

El Azafrán contribuye al equilibrio emocional y ayuda a mantener un estado de ánimo positivo.

 

#Cuídate de manera saludable con Tongil.

 

Propiedades saludables autorizadas en el Registro Europeo nº 432/2012 o inscritas en el Registro de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

** Los complementos alimenticios no deben usarse como sustitutos de una dieta equilibrada ni de un modo de vida sano. No superar la dosis recomendada. Mantener fuera del alcance de los niños. Para satisfacer las necesidades nutricionales es importante seguir una dieta equilibrada y variada y un estilo de vida saludable. 

Mejora la experiencia

Instalar
×